Lo que tienes que comer para no perder la vista

Cuando las madres dicen que la zanahoria es buena para la vista, no es sólo una estrategia para que nos la comamos. Su alto contenido en carotenoides -pigmentos naturales en ciertos tipos de verduras y frutas- protegen el ojo.

Pero, aunque es el más popular, no es el único alimento que puede ayudarnos a evitar problemas visuales. El kiwi, las uvas rojas, el calabacín, la calabaza, las naranjas, el melón dulce, el mango, la papaya, la yema de huevo, el maíz y las verduras de hoja verde como el brécol, las espinacas o los guisantes son fuente de luteína y zeaxantinas, dos carotenoides que protegen frente a la degeneración macular y ayudan a filtrar los rayos ultravioleta lesivos.

 

Seguir una dieta variada en la que se incluya huevos y se consuma al menos cinco raciones de frutas y verduras al día.

Problemas de visión como las cataratas, que afecta a cuatro de cada diez personas mayores de 60 años, pueden prevenirse con una dieta rica en vitamina C, un nutriente que encontramos en cítricos, perejil, brócoli y col de Bruselas.

La vitamina E, presente en aceites vegetales, yema de huevo, nueces y semillas, aguacates, salmón, atún y langosta, juega, según la nutricionista, un papel importante en la prevención de las cataratas y la degeneración macular.

Si  tus ojos se han vuelto más sensibles a la luz puede que se deba a una carencia de vitamina B12. El hígado, vaca, cerdo y cordero magros, pan integral, lácteos y setas crudas, leche, queso y yogur, con alto contenido en esta vitamina, pueden ayudarnos.

En la misma línea, el salmón, la caballa, el atún, el bacalao y las sardinas, alimentos ricos en Omega 3, pueden disminuir el riesgo de padecer enfermedades de los ojos relacionadas con la edad como la degeneración macular. De hecho, las poblaciones con dietas altas en aceites Omega 3, como los esquimales, tienen una incidencia muy baja de glaucoma de ángulo abierto.

Escribir comentario

Comentarios: 0