Una Ensalada no siempre es la mejor opción

Ni una ensalada es siempre la mejor opción para pedir en un restaurante cuando quiere cuidarse pero se ve obligado a comer fuera, ni existen los alimentos prohibidos.
 La nutricionista Laura Pire tira por tierra algunos de los falsos mitos sobre las dietas equilibradas. Todo, aferrándose a una máxima: el plato perfecto contiene los tres principales tipos de alimentos-proteicos, energéticos y reguladores-, en la misma proporción.
 Hay que tratar de salvar y resolver, eso sí, las situaciones que normalmente lo impiden, como «los horarios de trabajo, los viajes, los trabajos a turnos, las reuniones comerciales con los clientes o la desorganización entre las personas que viven solas».
Exceso de proteínas
Para estas personas, que se ven obligadas a comer el menú del día, un pincho en una cafetería o el bocadillo de pie dirigió sus consejos. Por lo general, reconoció, no solemos cumplir con la proporción de alimentos adecuada y «la cantidad de proteínas que consumimos es muy superior a la necesaria». Por eso, necesitamos equilibrarla con la ingesta de alimentos energéticos (pan, pasta, patata...) y reguladores (frutas y verduras).
El resultado, aseguró, será mejor que si directamente suprimimos alguno de estos tipos, por engordantes que nos parezcan. Cada uno cumple su función y sin ellos el sistema no funciona. Por ejemplo, «si no tomamos alimentos energéticos, no podremos gestionar el exceso de proteínas y las acumularemos». Por eso, no dudó en recomendar «dar más importancia a la proporción que a la cantidad». Dentro, claro está, de unos parámetros.
De este modo, Pire sorprendió a los asistentes al ratificar que tres cucharadas soperas de aceite de oliva al día son más que suficiente. O que la cantidad recomendada de azúcar se reduce a endulzar el café o yogur una o dos veces al día».

Escribir comentario

Comentarios: 0